Causas por las que un producto fracasa al salir al mercado

gestión incorrecta

Cuando sacamos un producto al mercado y fracasa al instante siempre nos preguntamos qué es lo que hemos hecho mal o qué ha podido pasar. Lo primero que os recomiendo es que seáis autocríticos con vuestras decisiones y con el producto en sí mismo.

Dicho esto, vamos a ilustrar cuáles suelen ser las causas comunes por las que un producto fracasa al salir al mercado.

No es distinto

Cuando decidimos sacar un producto al mercado tenemos que tener claro que éste tiene que mejorar algunos aspectos o tener un valor añadido respecto a los demás; dicho en pocas palabras: ser distinto. Si sacamos un producto que es más de lo mismo, el cliente no se va a sentir persuadido por nosotros y no va a ver qué puede mejorar este producto en su calidad de vida.

Consejo: si no es distinto, haz que lo parezca; si no sabes cómo hacerlo, fíjate en Apple.

No mejorar la calidad de vida

Los consumidores buscan tener una vida más sencilla, con menos preocupaciones. Por ello, si sacamos un producto al mercado, éste tiene que facilitar la vida al consumidor o hacer que se despreocupe de ciertas cosas. Si el producto no hace ninguna de las dos, es obvio que el consumidor no lo va a comprar porque no lo necesita.

Optimismo

El optimismo es necesario en toda empresa, pero su principal problema es que no es fácil medirlo. A veces, nos pasamos de optimistas, algo que se contagia con la concepción del producto. Creemos que el producto es mejor de lo que es u ofrece y, por ello, va a ser vendido por todo el mundo. Sin embargo, la realidad es otra y el producto ni se vende, ni tiene proyección de futuro.

Gestión incorrecta

Esto ocurre cuando tenemos un gran producto en nuestras manos, pero no sabemos gestionarlo correctamente. Ya sea a través de marketing, publicidad, logística; empleamos malas estrategias que condenan al producto y nada más salir ya está muerto. Si el producto es malo, no es un desastre fracasar; si el producto es bueno, es imperdonable que fracase.

Desconocimiento

Se podría relacionar esta causa con una gestión incorrecta, pero, en este caso, no nos referimos a una acción en concreto. Este sería el supuesto de sacar un buen producto para un mercado equivocado, corrigiendo, simplemente, la elección del mercado. Esta causa se suele dar por el mero desconocimiento del mercado.

Se diferencia con la gestión incorrecta en que, aquí no realizamos malas acciones, simplemente desconocemos un mercado. En la gestión incorrecta realizamos un conjunto de acciones erróneas que condenan al producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *